Búsqueda personalizada


Hay quien busca el Yoga en el extranjero, en la India, en el Himalaya o en lugares fascinantes... Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos. Quédate donde estás, pues el viaje empieza en ti y la búsqueda culmina en ti. Nada hallarás fuera de ti que no se encuentre dentro de ti.



SARVANGASANA: LA VELA CON APOYO EN LA PARED


Tradicionalmente se considera a "la vela" (Sarvangasana) la reina de las asanas, junto a la "postura sobre la cabeza" (Shirshasana). Ambas forman parte de las posturas invertidas del yoga, y son famosas por sus beneficios.


He practicado esas dos posturas durante largo tiempo, con grandes beneficios y sin lesiones, pero debido a que cada vez voy volviéndome más conservador, y a que algunos estudios (sin ser una regla general) han detectado algunos peligros tales como excesiva compresión de las vertebras, hiperextensión cervical y riesgo de accidente cerebrovascular, he decidido enseñar a mis alumnos sólamente la postura de "la vela" con apoyo en la pared.

No quiero meter miedo a nadie diciendo esto, y puede que alguien las practique toda su vida y no le pase nada, pero he de indicar esos riesgos. Si alguien decide practicar esas posturas, que lo haga bajo su cuenta y riesgo. En cambio, "la vela con apoyo en la pared" posee practicamente los mismos beneficios y es mucho más segura su ejecución.


Beneficios:


Casi todos nosotros pasamos la mayor parte del día de pie, y eso genera que la sangre se estanque en las piernas y en la parte baja del abdomen, dificultando el riego óptimo del cerebro y de ciertas gándulas endocrinas. Al invertir el cuerpo, la gravedad de la Tierra actúa directamente sobre la sangre venosa (especialmente la de las piernas), y favorece enormemente su descongestión y su retorno hacia el corazón. Esto provoca dos cosas:

- Descanso y descongestión de las piernas y de los órganos internos abdominales.

- Irrigación de la tiroides y del cerebro.

También dicen que se produce un renovación energética, al invertir la polaridad del cuerpo.


Contraindicaciones:


Se evitará la fase 2 de esta postura en casos de:

- Problemas cervicales.

- Hipertensión arterial.

- Glaucoma.

- Obesidad.

- Las mujeres durante la menstruación.


FASE 1



Esta fase es muy segura y puede practicarla cualquier persona. Es muy sencilla: basta con acercar la esterilla a la pared y pegarnos lo máximo posible extendiendo las piernas hacia arriba. Sólo este gesto ya produce numerosos beneficios, especialmente si hacemos respiraciones abdominales amplias y profundas. Permanecer de 1 a 2 minutos.



FASE 2


Apoyar las dos plantas de los pies en la pared, levantar bien la cadera, apoyar los codos firmemente y sostener la cadera con las manos.



Extender una pierna contra la pared.



Y luego la otra. Permanecer en esta postura 1 minuto para empezar, y con la práctica alargarlo hasta 3 o 4 minutos como máximo. Hacer respiraciones abdominales durante el ejercicio y mantener la mente concentrada en la postura, especialmente en la zona de la tiroides (cuello).



Para deshacer la postura, repetir los mismos pasos pero a la inversa. Siempre con cuidado y sin forzar.


Te dejo un vídeo explicativo para mayor detalle.

Sarvangasana con apoyo en la pared


¡Feliz práctica!

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario


También te interesará: