Búsqueda personalizada


Hay quien busca el Yoga en el extranjero, en la India, en el Himalaya o en lugares fascinantes... Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos. Quédate donde estás, pues el viaje empieza en ti y la búsqueda culmina en ti. Nada hallarás fuera de ti que no se encuentre dentro de ti.



¿QUÉ ES EL YOGA?

    El Yoga  se puede definir de muchas maneras, pero a mi parecer, la más acertada es la siguiente: "El Yoga es la unión consciente con la esencia de uno mismo".

    Esta definición responde a tres cuestiones:

    ¿Qué? Unión
    ¿Cómo? Consciente
    ¿Con qué? Con la esencia de uno mismo.


¿Qué es el Yoga?

    La palabra Yoga deriva de la raíz sánscrita yuj, que significa unión. La palabra "yugo" o "conyugal" por ejemplo, que provienen probablemente del sánscrito, tienen también ese significado: unión. El Yoga es por tanto y ante todo unión. La palabra Religión, del latín religio, tiene también un significado similar, ya que re ligare, significa "volver a unir".

    ¿Cómo nos unimos? De forma consciente es el único requisito imprescindible. Es decir, podemos alcanzar el Yoga de mil maneras, pero es fundamental que sea de forma consciente, si no de nada sirve. Digo esto, porque determinadas sustancias psicotrópicas o estados inducidos de conciencia pueden lograr un estado de unión similar al Yoga, pero no es un estado logrado de forma consciente.

    Vale esta claro, pero ¿unión consciente con qué? Con la esencia de uno mismo. ¿Y qué es la esencia de uno mismo? Podría ser nuestra alma, nuestro espíritu, la divinidad que mora en nosotros o incluso eso que llamamos Dios. Más adelante concretaremos esta cuestión, pero de momento diremos que la esencia de nosotros mismos es eso que llamamos "yo", eso que permanece siempre en nosotros y que nunca cambia a pesar de que todo lo demás lo haga con el paso inexorable de los años. La esencia de uno mismo es ese observador silencioso, ese testigo interno que nos hace ser auto conscientes.

    Pero, ¿acaso no estamos unidos ya a nosotros mismos? Sí y no. "Sí" en el sentido de que "realmente" no hay separatividad, y "no" en el sentido de que nos queda mucho trabajo para lograr la "unidad". Esto puede resultar confuso en un principio, y puede ser toda una hazaña mental lograr comprenderlo, pero no hay que darle demasiada importancia, ya que estamos definiendo la meta y aún no hemos comenzado nuestro viaje, el largo viaje del Yoga. Diremos también que el Yoga trata de alcanzar la Realización (otra palabra importante).

    Así pues, para resumir y finalizar este tema, que quede claro que el Yoga es la unión consciente con la esencia de uno mismo, y que la finalidad última del Yoga es la Realización. ¿Y qué es la Realización? Pues la unión consciente con la esencia de uno mismo. Parece que estoy rizando el rizo, pero lo hago intencionadamente.

    Bien, pues esto es el Yoga, y a raíz de aquí podemos definir también lo que no es el Yoga: no es ni un deporte, ni una disciplina de higiene psicofísica, ni es stretching, ni contorsionismo, ni una "frikada" oriental, ni una moda pasajera. 


   La papeleta que me toca con este blog es explicar y adaptar esta definición al lugar y a la época en la que vivimos, y de paso hacerla práctica, es decir, no sólo explicar teóricamente lo que es el Yoga, sino también indicar un método práctico para realizarlo.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario


También te interesará: