Búsqueda personalizada


Hay quien busca el Yoga en el extranjero, en la India, en el Himalaya o en lugares fascinantes... Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos. Quédate donde estás, pues el viaje empieza en ti y la búsqueda culmina en ti. Nada hallarás fuera de ti que no se encuentre dentro de ti.



Rutina nocturna de yoga (de 5 a 10 minutos)

Vamos a aprender una sencilla y breve rutina nocturna de yoga, para que puedas hacerla todos los días antes de acostarte:



Rutina nocturna de Yoga

Marco teórico:

La mayoría de nosotros pasamos casi todo el día de pie, o sentados en una silla. Esto provoca varias cosas: agarrotamiento de la espalda, acumulación de la sangre en las piernas y en el abdomen, y cierto estrés producido por la actividad diaria, estrés que puede ser significativo dependiendo de como haya sido nuestro día. Nada mejor entonces que solucionar un poco estos problemas antes de acostarnos.

Ejecución:

Hacemos todo lo que tengamos que hacer, como cada noche, nos ponemos el pijama, acercamos nuestra esterilla de yoga a la pared de la habitación, y hacemos la siguiente rutina de 3 ejercicios, que nos llevarán de 5 a 10 minutos.

1. Hacemos el ejercicio del gato dinámico, lentamente, coordinado con la respiración, de 1 a 2 minutos. Este ejercicio va fenomenal para liberar tensiones de la espalda.




2. Nos pegamos bien a la pared y estiramos las piernas hacia arriba, para que la sangre, por el efecto de la gravedad, se descongestione de las piernas y al mismo tiempo riegue bien la tiroides y el cerebro. Hacemos respiraciones abdominales amplias y profundas. Permanecemos de 2 a 4 minutos, con la mente concentrada en la postura y en la respiración.



Piernas estiradas contra la pared

3. Nos tumbamos boca arriba en la postura de savasana, con una mano relajada, apoyada ligeramente por debajo del ombligo, y hacemos respiraciones abdominales, visualizando que con cada inspiración nos llenamos de salud y bienestar, y que con cada espiración soltamos toda la tensión y negatividad acumulada durante el día. Permanecemos de 3 a 5 minutos (puedes estar más tiempo si estás a gusto y tu cuerpo lo necesita).




Al terminar, das las gracias por todo lo que el día te ha ofrecido, y si no tienes nada mejor que hacer, te metes en la cama a esperar el efecto regenerador de un buen descanso nocturno.


Con esta y con la rutina matutina que ya aprendimos, tienes dos rutinas poderosas para practicar en tu día. Te pueden parecer demasiado sencillas o inefectivas, pero permíteme decirte una cosa: lo más difícil a adquirir en la práctica del yoga, es el hábito. El hábito lo es todo; si no somos capaces de generar un hábito, no alcanzaremos éxito en el yoga, ni en casi nada en la vida. Para ello hay que empezar poco a poco, con rutinas fáciles de seguir y que no nos roben demasiado tiempo. Una vez que se crea el hábito de practicar un poco de yoga cada día, podremos aumentar la duración de nuestras rutinas con mucha más facilidad. 


Aquí te dejo un vídeo con la rutina nocturna un poco ampliada.


Te recuerdo que son necesarios al menos 21 días de practica ininterrumpida para que se genere un nuevo hábito en nuestra mente. Practica, practica, practica... La práctica lo es todo.


Aimar Rollán (Gopal) 


Reacciones:

7 comentarios:

  1. Hola Aimar, me encanta estas rutinas, desde que las has publicado las he hecho cada día, pero, debido a la lesión de muñeca que tuve en verano y todavía estoy recuperando, la asana del gato me cuesta mucho hacerla, porque me falta apoyó. Podrías indicarme alguna otra que pueda sustituir a esta??. Disfruto mucho leyendo tus posts, siempre ando pendiente de tus nuevas entradas. Un saludo. Macarena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena, me alegro que te gusten las rutinas. Si tienes mal la muñeca mejor no forzarla hasta que no esté del todo curada, y eso a veces lleva tiempo. Un alternativa al ejercicio del gato podría ser el "medio saludo al sol" (en la sección de vídeos está), hecho de forma muy suave y lenta, sintiendo, al igual que en el gato, como la espalda se arquea y se contrae. También puedes probar a hacer el ejercicio del gato sentada en una silla, con las manos apoyadas en las rodillas y haciendo los mismos movimientos de la espalda que en el gato, coordinando la respiración. Pruébalo y me cuentas. Gracias por comentar y por seguirme. Saludos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias! Son rutinas cortas pero que nos ayudan a conseguir lo más importante: el hábito. En breve pondré rutinas algo más avanzadas. Saludos!

      Eliminar
  3. aunque soy practicante de yoga lo he dejado por falta de tiempo perome parecen espectacular estas rutinas que pudieran irlas variando para ir incorporando otras. gracias

    ResponderEliminar
  4. he comenzado con el curso para principantes después de un largo tiempo sin practicar yoga y me siento muy bien. Muy buenos tus videos y tu forma de explicar las rutinas. Abrazo desde Argentina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Estas rutinas son cortas y sencillas pero sientan muy bien si las realizas a diario. Un saludo!

      Eliminar


También te interesará: