Búsqueda personalizada


Hay quien busca el Yoga en el extranjero, en la India, en el Himalaya o en lugares fascinantes... Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos. Quédate donde estás, pues el viaje empieza en ti y la búsqueda culmina en ti. Nada hallarás fuera de ti que no se encuentre dentro de ti.



¿CONOCES TU CUERPO FÍSICO?


El cuerpo físico del ser humano es uno de los mayores prodigios de la ingeniería universal; nada hay comparable a él sobre la faz de la Tierra, y posiblemente sobre muchos miles de millones de kilómetros a la redonda. Muchas veces he preguntado en clase a los alumnos “¿Qué es el cuerpo físico?”, y me han mirado todos con cara de circunstancia. “¿Pues que va a ser? ¿Nosotros, no?”, era una respuesta habitual.

En la tradición yóguica, al cuerpo físico se le denomina “annamaya kosha”, que traducido del sánscrito vendría a ser algo así como: “el vehículo hecho de alimentos”. A pesar de que la definición resulte chocante encierra una gran verdad, ya que el cuerpo físico está construido con lo que comemos y se mantiene de alimentos, entre otras cosas. Nosotros lo llamaremos el “vehículo de la acción”. Es decir, el vehículo, medio o instrumento que utilizamos para actuar en este Universo Físico. Simplificando más: el cuerpo físico es la herramienta cotidiana que más usamos. Insisto en este concepto: herramienta, vehículo, instrumento. Es muy importante este concepto, ya que nos ayuda a distinguir lo que somos de lo que tenemos. Nosotros no somos el cuerpo físico, tenemos un cuerpo físico. Sí, tenemos, y somos muy afortunados por ello además, por ser poseedores de un vehículo físico, concretamente el de la marca Homo Sapiens. Hay quien se cree afortunado por tener un Mercedes o un Ferrari, pero no, la verdadera fortuna consiste en tener un vehículo físico.


El cuerpo físico

¿Para qué sirve el cuerpo físico? Pues ya lo hemos dicho antes: sirve para actuar. Concretamente el cuerpo físico tiene 5 extraordinarios poderes; más grandiosos que los de los superhéroes de los comics.

- Extraordinario poder nº 1: El poder de regeneración. Sí, ¡qué haríamos sin él! ¿Quién se nutre con el alimento? ¿Quién se regenera durante el sueño? ¿Quién se cura de las enfermedades? ¿Quién permite que dure hasta los ochenta años o más si no hay ninguna desgracia? Este es un poder inherente del cuerpo físico.

- Extraordinario poder nº 2: El poder de desplazamiento. Esto es lo que hacen los vehículos propiamente dichos: transportarnos de un lugar a otro, mediante el poder de locomoción o desplazamiento. Sin él seríamos vegetales, condenados a yacer por siempre allí dónde nacemos.

- Extraordinario poder nº 3: El poder de creación. Con este poder del cuerpo físico hemos construido todo lo que nos rodea. Concretamente con nuestras manos, con la habilidad para manipular y crear objetos, desde simples útiles de piedra hasta las sondas espaciales que exploran otros mundos. Los dinosaurios dominaron el planeta durante millones de años, pero no tenían “manos” para construir nada; no evolucionaron apenas. Si los cangrejos se hicieran inteligentes, a no ser que mutasen extraordinariamente no podrían crear nada. ¡Dios, que poco valoramos las manos que tenemos!, con nuestros cinco dedos tenemos el poder de construir maravillas. Por si fuera poco, las manos también sirven para curar y para acariciar.

- Extraordinario poder nº 4: El poder de comunicación. Uno de los más extraordinarios poderes que existen en el Universo: el de poder comunicarnos con nuestros semejantes, el de poder expresarles nuestras necesidades, emociones y pensamientos. Esto lo hacemos sí, con el cuerpo físico; mediante las cuerdas vocales o mediante los dedos (como ejemplo ahora estoy redactando este artículo con ellos, en un ordenador que a su vez ha sido creado con el poder creativo de otros seres humanos) o manos (en caso del lenguaje de símbolos). ¿Qué sería de nosotros, pobres mortales, si no pudiéramos comunicarnos en absoluto con nuestros semejantes; si no pudiéramos decirles que los amamos?

- Extraordinario poder nº 5: El poder de procreación. Poder importante dónde los haya, pues si él no existiese, en una generación, ¡ciao humanidad! Este es el poder de perpetuar la especie y crear nuevos seres en la factoría humana. ¡Qué grandioso poder!

Cinco poderes enormes tienen los cuerpos físicos; cinco son las acciones fundamentales del humano cuerpo. ¿Por qué cinco y no seis, siete o cuatro? Pensad. Una acción para cada sentido.

El gusto se relaciona con la nutrición.

La vista con el desplazamiento, pues nos dirigimos siempre allí hacia donde dirigimos nuestra mirada (no es necesario mencionar la dificultad que tienen los ciegos para desplazarse).

El tacto con el poder creativo. Imaginaos por un momento que careciésemos de tacto en nuestros dedos. Seríamos incapaces ni de freír un huevo. O que sintiésemos las manos como si tuviésemos puestos unos guantes de boxeo; aún seguiríamos en las cavernas.

El sentido del oído nos proporciona la habilidad de comunicarnos, pues aprendemos los idiomas a través de la repetición, a base de oír y luego repetir, a base de referencias. Es muy normal que los sordos de nacimiento también sean mudos (sordomudos).

Y el olfato, tal vez el sentido físico más en recesión sirve como detector sexual; las feromonas se detectan mediante el olfato, así como la disposición de apareamiento. Esto puede no resultar muy evidente, pero en el reino animal es de lo más normal, y del animal venimos en cierta medida.

¿Qué es la salud física desde este punto de vista?
Creo que resulta evidente: disponer de un poder de acción elevado, en sus cinco aspectos fundamentales. ¿Y la enfermedad? Ver nuestro poder de acción reducido, y de hecho así sucede cuando estamos enfermos: ni comer, ni andar, ni crear, ni hablar, ni procrear.


¿Qué nos vende la sociedad respecto al cuerpo? Su forma externa; del poder de acción ni se habla, es más, estoy seguro de que a un 90 % de la población mundial le resultaría sorprendente leer este artículo y saberse poseedora de tales magnos poderes. ¿Guapo, feo, alto, bajo, gordo, flaco...? ¿Qué importancia tiene si disponemos de una buena capacidad de acción? ¿Por que hay tanta gente deprimida o con la autoestima baja por que no le gusta su cuerpo? ¡Dios, si somos más poderosos que los propios dioses! ¡Hasta los ángeles, devas y dioses nos envidian por poseer un cuerpo físico, un vehículo de la acción! ¿Tenéis idea de la cola que hay en el concesionario de la vida por adquirir un nuevo vehículo de la marca Homo Sapiens? ¿Sabéis la demanda que hay por encarnar en este planeta, revestidos por un cuerpo físico? ¡Cuántas almas en el limbo esperan sacar un cinco para “salir de casa” y aventurarse en el “juego” del parchís, digo de la vida! ¿Con qué insensatez no valoramos nuestros cuerpos físicos y no los cuidamos como se merecen?

¡Qué grande es el cuerpo físico! ¡Qué poderoso y que valioso! Qué bello también he de decir. A título personal, no he visto nada más bello y hermoso que el cuerpo físico de algunas (muchas) mujeres; ni siquiera una nebulosa en racimo o una puesta de Sol puede equipararse a un rostro bien trazado.

En fin, y concluyo ya: somos afortunados por tener un cuerpo físico, aprendamos pues a cuidarlo y valorarlo como se merece. Hay quien sólo se preocupa de la estética o de "tunear" su cuerpo, pero el verdadero valor reside en estos cinco principios, no lo olvides. Por lo tanto, todo ejercicio físico o cultura de mejoramiento físico ha de ir encaminada a potenciar estos poderes de acción, todo lo demás es secundario; se puede tunear, sí; se puede mejorar la estética sí; pero eso es secundario.

P.D. Amigos, ¿no creéis que se me olvida decir algo? ¿Quién conduce el vehículo físico? ¿Quién va al concesionario a comprar uno? La respuesta a esas cuestiones las dejamos para otro post. ;-)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario


También te interesará: