Búsqueda personalizada


Hay quien busca el Yoga en el extranjero, en la India, en el Himalaya o en lugares fascinantes... Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos. Quédate donde estás, pues el viaje empieza en ti y la búsqueda culmina en ti. Nada hallarás fuera de ti que no se encuentre dentro de ti.



Viaje a Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Conocer Vs Saber (en forma de diálogo platónico)



AIMARUS. - Hoy hablaremos sobre el conocimiento y la sabiduría.
CRITÓN. -¡Ah!, ¿pero no son lo mismo?
AIMARUS. -No, querido Critón, lejos dista el uno del otro, aunque cercanos sean los conceptos que de ellos se tienen.
CRITÓN. -Explícate mejor, pues mi entendimiento ansía diferenciar estos dos conceptos que hasta ahora creía que eran uno.
AIMARUS. -Con mucho gusto hallaremos la respuesta a ello, entre los dos, investigando paso a paso hasta resolver dicha diferenciación. Comencemos con la siguiente cuestión: ¿Quién es el que sabe?
CRITÓN. -¿Un sabio?
AIMARUS. -Correcto. ¿Y quién es el que conoce?
CRITÓN.- ¿Un conocedor?
AIMARUS. -Podría ser, mas llamémosle erudito. Erudito es aquel que conoce muchas cosas, bien sea de una o de varias materias. En cambio sabio es aquel que sabe algo, bien sea mucho o poco, pero sabe.
CRITÓN. -Ya veo... Pero sigo sin entender bien que diferencia hay entre conocer y saber.
AIMARUS. -No te apures, excelente Critón, pues la duda que ahora te acecha es muy común incluso entre los muy inteligentes. Ea, sigamos investigando:
>>El conocimiento procede de la mente, al igual que el entendimiento. Nosotros conocemos aquello que está en nuestra mente en forma de memoria, pues si no lo recordamos, aunque alguna vez lo hayamos aprendido, lo desconocemos. La mente puede recopilar una ingente cantidad de datos, podemos conocer muchas cosas, haber leído cientos de volúmenes de temas diversos y por ello creernos que sabemos mucho. Pero, convendrás conmigo en que aquel que ha leído mucho no puede considerársele como sabio, ¿no es cierto?

También te interesará: