Búsqueda personalizada


Hay quien busca el Yoga en el extranjero, en la India, en el Himalaya o en lugares fascinantes... Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos. Quédate donde estás, pues el viaje empieza en ti y la búsqueda culmina en ti. Nada hallarás fuera de ti que no se encuentre dentro de ti.



RESPIRAR POR LA NARIZ


Una pregunta típica donde las haya en todo grupo nuevo de yoga es:

-¿Hay que respirar por la nariz o por la boca?

-Siempre por la nariz.

-¿Siempre? Si a mí me ha dicho el instructor de gimnasia sueca que hay que respirar por la boca.

-Sí, a mí también me ha dicho eso mi profe de aerobic -dice otra.

-A mí la herboristera, que cuando esté estresada coja aire y lo eche por la boca despacio -otra.

-Yo también tenía entendido -dice otra- desde pequeña que había que respirar por la boca, sobre todo al espirar.

-Siempre por la nariz... -repito.



Respirar por la nariz


Bien, vamos a usar la lógica para confirmar este argumento, de por qué hay que respirar siempre por la nariz.

Lo primero de todo, el cuerpo humano dispone de varios sistemas y aparatos: Locomotor, nervioso, circulatorio, digestivo, respiratorio, excretor, linfático... 


Sistemas y aparatos del cuerpo físico

Vamos a analizar el que nos atañe ahora, el respiratorio. Así, el aparato respiratorio está compuesto por: fosas nasales, faringe, laringe, tráquea, bronquios, bronquiolos, pulmones y alvéolos. ¡Y la boca! ¿Dónde está la boca? No está. La boca forma parte del aparato digestivo.

Cada aparato tiene su función y sus órganos correspondientes, y el órgano natural para respirar es la nariz. No obstante, la boca tiene la valiosa función de ser un órgano auxiliar, en caso de que la nariz se tapone bien sea por un resfriado o por un golpe. Si esto no fuera así podríamos morir asfixiados por un simple resfriado. En este sentido sí está justificada la respiración por la boca, al igual que cuando hacemos un gran esfuerzo físico y nuestras pulsaciones cardíacas se elevan demasiado, el cuerpo requiere una gran cantidad de oxígeno en el menor tiempo posible; en ese caso si que se produce una respiración natural por la boca, jadeante, ya que la boca es capaz de aportar mayor volumen de aire en menor tiempo que la nariz. En esos casos de alto esfuerzo también está justificada la respiración por la boca. En el resto de casos, por la nariz.

La respiración requiere de un ciclo cerrado, y esto sólo es posible al respirar por la nariz como ahora veremos.

Lo primero de todo es que el interior de nuestros pulmones está a una temperatura de unos 36 grados y con elevada humedad. El aire exterior que respiramos, casi siempre, está a una temperatura y humedad diferente y por lo tanto, hay que calentarlo y humedecerlo. Este calentamiento y humedecimiento se produce en las fosas nasales, especialmente en el área conformada por la pituitaria roja. ¿Cómo se cierra el ciclo? Al espirar por la nariz, se vuelve a absorber ese calor y esa humedad perdidas y el aire sale relativamente frío y seco. ¿Qué pasa si inspiramos por la nariz y espiramos por la boca? Que ya no hay ciclo cerrado y la nariz se acabaría resecando, con los problemas que eso puede conllevar.

Otra función es la de filtro físico y biológico. Los pelos de la nariz sirven para retener las partículas de polvo que se encuentran en el aire y las mucosas (mocos) hacen un filtrado fino y antimicrobiano. Después son llevados hasta las coanas por los cilios vibrátiles, y se expulsan definitivamente mediante el estornudo o mediante la segregación de mocos. ¿Que pasa si inspiramos por la boca? Que toda esa porquería pasa directa a nuestra boca, pulmones y estómago, aumentando el riesgo de infecciones y resfriados. También al respirar por la boca podemos introducir bacterias que pueden ser causantes del mal aliento. Lógico, ¿no? Pues aún hay más motivos.


Partes de la nariz


Otra propiedad, tal vez desconocida pero muy importante, es que en la parte alta de las fosas nasales se halla el hueso esfenoides, que es el que contiene la glándula pituitaria o hipófisis. Está glándula produce muchas hormonas esenciales para el correcto funcionamiento del cuerpo. Hablar sobre ella nos requeriría un post entero, así que ya le dedicaremos más tiempo en otra ocasión. Pues bien, esta glándula tiene dos partes, una formada por tejido nervioso y otra por tejido faríngeo; al respirar por la nariz estimulamos ligeramente está glándula y la mantenemos activa. Respirar por la boca de forma continuada puede ser motivo del no correcto funcionamiento de esta glándula, y el origen de numerosos males.

Los textos clásicos dicen que a través de la respiración nos recargamos de prana o energía vital. Tal vez este hecho esté ligado con la pituitaria, que a nivel sutil sea la puerta de entrada al ajna chakra, o tercer ojo. Esos conceptos superan mi dominio del tema, pero lo dejo caer por si pudiera tener esto alguna base verídica. Lo que sí es cierto es que todas las técnicas de pranayama se realizan por la nariz y sirven también para mantener el sistema nervioso equilibrado; como sí, una vez más, la glándula pituitaria tuviera algo que ver en todo esto.



Visto esto, respirar por la nariz está más que justificado, y desde mi punto de vista, toda persona que no pueda hacerlo por motivos fisiológicos (desvío de tabique, lesiones, vegetaciones...) debería solucionar ese problema aunque ello conlleve una intervención quirúrgica. Insisto, respirar por la nariz de forma habitual es importantísimo, mucho más de lo que pueda parecer a simple vista. Hay personas también que a pesar de no poseer ninguna lesión, respiran por la boca por hábito; por hábitos erróneos adquiridos desde la niñez. En tales casos, hay que empezar a cambiar esos hábitos, poco a poco, y acostumbrarse a hacerlo por la nariz.


Reacciones:

4 comentarios:

  1. ¡Gracias por este artículo!
    Muy completo y claro, lo compartiré en mi página de facebook (www.facebook.com/yoguineando) en unas semanitas, me ha encantado.
    Saludos,
    Julia
    www.yoguineando.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Puedes compartir cualquier artículo de mi blog. Un saludo!

      Eliminar
  2. Maravilloso articulo, muy claro...

    ResponderEliminar


También te interesará: