Búsqueda personalizada


Hay quien busca el Yoga en el extranjero, en la India, en el Himalaya o en lugares fascinantes... Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos. Quédate donde estás, pues el viaje empieza en ti y la búsqueda culmina en ti. Nada hallarás fuera de ti que no se encuentre dentro de ti.



Posturas de equilibrio, el árbol (vriksasana)

El yoga le da mucha importancia a las técnicas de equilibrio, ya que nos ayudan a integrar la personalidad y a dominar cuerpo y mente.


Para que haya equilibrio, el cuerpo, las emociones y la mente tienen que ponerse de acuerdo, tienen que mirar en la misma dirección. Al principio puede resultar muy difícil mantener el equilibrio unos segundos, pero con la práctica lograremos mantener las posturas durante minutos. El equilibrio es algo que también se desarrolla con el entrenamiento.

Hay varias asanas de equilibrio; hoy aprenderemos la del árbol (vriksasana), una de las más conocidas y representativas del yoga.

Postura del árbol
Vriksasana realizada por Gopal en el monte Jaizkibel

Antes de hacer el árbol, tenemos que entrenarnos con la postura del equilibrista, la más sencilla técnica de equilibrio que podemos hacer. Después de dominarla podremos empezar a hacer el árbol, desde su fase más sencilla a la más avanzada.

He creado este pequeño vídeo de instrucción, donde te indico paso a paso cómo hacer las técnicas.


Detalles  importantes:


- Repetir el ejercicio con las dos piernas, tratando de permanecer el mismo tiempo en ambos.

- Los ojos permanecen abiertos mirando a un punto fijo, para anclarnos con la mirada. En fases avanzadas se puede hacer con los ojos cerrados y visualizar un punto interno.

- Visualizamos que el pie de apoyo se enraíza en el suelo, para anclarnos con la imaginación.

- Empezar con unos segundos, con la practica aumentar hasta varios minutos.

- La respiración (por la nariz) lo más lenta y controlada posible. Cuanto más lenta la respiración más equilibrio tendremos.

- La mente muy centrada en el ejercicio, si pensamos en otra cosas, perderemos el equilibrio.

- Debemos adoptar la actitud de un árbol: sólida, estable, inamovible, paciente, serena...

Beneficios:


- Fortalecimiento de tobillos, pantorrillas, rodillas, cadera, hombros y brazos.

- Estira y alinea la espalda.

- Desarrolla la paciencia y el autodominio.

- Nos ayuda a alinear la personalidad (ese es el verdadero equilibrio).

Notas adicionales:


El equilibrio depende de muchos factores, tanto físicos como emocionales. Habrá días en los que tengamos menos equilibrio que otros, sobre todo si nos vemos presos de fuertes emociones o preocupaciones.

Las posturas estáticas parece que no «hacen nada», pero trabajan fuertemente el cuerpo y la mente. Si no te lo crees, prueba a permanecer en el árbol 5 minutos con cada pierna, verás que no es tan fácil como parece, pues tanto tus músculos como tu mente te suplicarán antes de tiempo que deshagas la postura... Pero bueno, antes de llegar a los 5 minutos, trata de llegar a 4, y antes de 4 a 3... Ve poco a poco, pero con constancia.

¡Feliz práctica!

Reacciones:

1 comentario:


También te interesará: